Comenzando el Loop por el centro de Laos

Tras alquilar una motocicleta nos pusimos en marcha, dejamos Tha Khaek antes de las 9 de la mañana y comenzamos dirigiéndonos a varias cuevas que se encontraban en las proximidades.

Realizando el loop por el centro de Laos

La cueva de los budas, que no merece la visita, se encontraba a pocos kilómetros de Tha Khaek. La entrada costaba 2000 kips por persona, y otros 2000 kips el aparcamiento de la moto. Apenas se trataba de una diminuta cueva con unas cuantas estatuillas de budas, las cuales ni siquiera te permitían fotografiar.

Recordatorio: 1 euro equivale a 10.400 kips, por lo que 2000 kips no son más de 20 céntimos de euro.

La cueva Pa Fa fue mucho más interesante, no había peaje para entrar y sus dimensiones eran muy superiores, descubrimos varias entradas desde donde se podía llegar al remanso de agua que se encontraba en su interior.

Al pie de la cueva de los budas

Al pie de la cueva de los budas

Tras saltarnos varias cuevas que aparecían en el mapa, considerando que eran más de lo mismo, continuamos hasta Tha Falang, una bonita área desde donde contemplar el río y sus alrededores.

Vistas en Tha Falang

Vistas en Tha Falang

Y, tras estas paradas de rigor, conduje hacia las carreteras secundarias con apenas un par de paradas para repostar (cada vez que parábamos en una gasolinera metíamos 1 o 2 litros por 10000 kips/litro) y para comer la típica sopa de noodles.

Nuestro almuerzo: sopa de noodles con carne misteriosa y arroz pegajoso

Nuestro almuerzo: sopa de noodles con carne misteriosa y arroz pegajoso

Los primeros 100 kilómetros habían resultado muy cómodos y un tanto aburridos, la carretera era bastante aceptable y apenas había curvas. Pero, tras pasar el desvío hacia la frontera con Vietnam, la carretera se convirtió en una superficie arenosa con algo de grava.

Te gustará:
La guía definitiva para viajar por primera vez

Y, tras unos cuantos kilómetros más, esta superficie se trasformó en un sendero plagado de baches, rocas de considerables dimensiones, agujeros, zonas con tanta arena que parecían una playa… La conducción se convirtió en todo un martirio ya que, lo que podría ser divertido con una sola persona y una moto de trial, era toda una locura con dos personas, un mochilón y la moto china más cutre del mercado.

Aún así me las arreglé para llegar ilesos hasta Tha Long, un pueblo cercano al río Nomtheun, disfrutando eso sí de los paisajes que nos rodeaban.

De camino a Tha Long

De camino a Tha Long

Otro precioso panorama realizando el Loop

Otro precioso panorama realizando el Loop

Se trataba de la guesthouse Sabaidee. Allí nos encontramos con un alojamiento bastante decente por 50.000 kips y, si bien la comida era un poco más cara de lo que nos gustaría (30.000 kips por un desayuno completo), he de reconocer que era bastante buena.

Cuando llegamos estábamos tan cansados que ni aprovechamos la conexión gratuita a internet para revisar el correo, ni apenas mantuvimos conversación con el simpático propietario por más de 30 minutos. ¡Ni tan siquiera aguantamos junto al fuego por mucho rato!

Estábamos realmente agotados; así que, tras cenar, nos dirigimos directamente a descansar y recuperar energías para el segundo día de viaje.

Otros posts sobre el Loop que pueden resultarte de interés son: