11 horas en autobús hasta Tha Khaek

No, no os lo recomiendo. Este viaje no está recomendado para menores de 18 años ni mayores de edad. No se recomienda para adultos, niños ni ancianos. No mezclar ni agitar. Lo de menos es estar 11 horas seguidas en un autobús, ¡lo peor es sufrir la repetición en bucle del vídeo de un karaoke Lao con los altavoces a tope!

Una y otra vez, las mismas canciones cantadas por los mismos cantantes… en Lao para gente de Laos… DURANTE ONCE HORAS.

En el vídeo aparecía el escenario y, en muchas ocasiones, se veía que apenas había cuatro gatos entre los espectadores. Parece que no sólo nos sonaba mal a los extranjeros…

En cada parada subían vendedores ofreciendo pollos, huevos, snacks, bebidas...

En cada parada subían vendedores ofreciendo pollos, huevos, snacks, bebidas...

Durante el trayecto, y dado que no tenía nada mejor que hacer, empecé a leer un libro de Iain M. Banks titulado The Player of Games… y cuando llegamos a nuestro destino casi lo había terminado.

Y, una vez en Tha Khaek, sucedió lo que nos imaginábamos; acabábamos de llegar a otra ciudad de tránsito del estilo de Pakse. O incluso peor.

Una ciudad sin ningún atractivo. Que no me vengan los autores de algunas guías contándome algo así como… “El corazón de Tha Khaek es su fuente central, rodeada de una exquisita arquitectura de origen francés y chino, resultando una mezcla especial y atractiva”.

El mayor atractivo que pude encontrar en las guías era una panadería, y resultó que había cerrado o se había trasladado o escondido; porque nos resultó imposible encontrarla.

No dejéis que os vendan la china. En Tha Khaek no hay que hacer más allá de coger otro autobús o alquilar una motocicleta para recorrer los alrededores.

Lo único positivo lo encontramos enfrente del Mekong: un puesto nocturno de pancakes...

Lo único positivo lo encontramos enfrente del Mekong: un puesto nocturno de pancakes...

Y un bonito anochecer con Tailandia de fondo, al otro lado del Mekong

Y un bonito anochecer con Tailandia de fondo, al otro lado del Mekong

Y eso es lo que hicimos, tras un par de noches recuperándonos y tratando de encontrar algo de interés en esta ciudad cuyo nombre no quiero repetir, decidimos dejar en el olvido nuestro reducido presupuesto y alquilar una motocicleta para hacer The Loop.

The Loop es un recorrido en círculo por el centro de Laos, visitando multitud de pueblecillos, cuevas y cataratas; disfrutando de la conducción sobre carreteras de montaña y senderos plagados de pedruscos y baches.

The Loop es el circuito que realizamos durante los siguientes 4 días, en los cuales disfrutamos y sufrimos la conducción por las zonas más inhóspitas del territorio Lao. Aventuras y experiencias de toda índole que os iremos relatando durante los próximos días.