Bordeando la costa vietnamita: Da Nang, Quy Nhon y Nha Trang

Tras pasar unos días en la playa China nos dirigimos a Da Nang, donde nuestro único objetivo era conseguir un tren que fuera en dirección Sur. Desgraciadamente, y debido al TET, no había trenes hasta dos días más tarde; por lo que nos tocó pasar un par de noches allí.

Da Nang es una ciudad grande, pero tranquila -al menos- durante el TET. La mayor parte del tiempo lo dedicamos a los aledaños del río, buscando de este modo huir de las zonas más bulliciosas de la ciudad.

Para ser sinceros, no hicimos nada de interés en Da Nang. Simplemente sobrevivir con lo mínimo -comprando en el supermercado y cocinando nosotros mismos-, pasear por la ciudad sin rumbo, y meternos en centros comerciales para disfrutar de la refrigeración -ya que el calor era exagerado-.

Vistas del río que divide Da Nang

Vistas del río que divide Da Nang

Finalmente llegó el día de dejar la ciudad. Este segundo viaje en tren vietnamita lo realizamos en la clase más barata: 11 horas en un asiento de madera, entre la población local. Con gente sentada en los pasillos, jugando a las cartas o durmiendo, incluso tirados por los suelos bajo los asientos con una alfombra como único colchón.

Puede sonar como un suplicio al que lo lea, pero sin lugar a dudas es una experiencia que no me arrepiento de haber vivido. Te permite ver cómo es el verdadero transporte y la vida para la gran mayoría de los vietnamitas, te abre los ojos.

Así se duerme bajo los asientos de los trenes vietnamitas

Así se duerme bajo los asientos de los trenes vietnamitas

Y así son los baños en los trenes vietnamitas

Y así son los baños en los trenes vietnamitas

El tren llegó a nuestro destino, una estación llamada Dieu Tri, a poco más de 10 kilómetros de Quy Nhon. Rechazamos a todos los motoristas y taxistas que se nos aproximaron y comenzamos a caminar, a los pocos metros encontramos la carretera principal, donde pasaban los autobuses locales en dirección a Quy Nhon. El ticket cuesta 7.000 dongs, y no varios dólares como pediría cualquier taxista en la estación.

Actualmente 1 euro equivale a 27,415.58 dongs vietnamitas, por lo que 7.000 dongs del autobus equivalen a 25 céntimos de euro.

Quy Nhon es otra ciudad con playa, tranquila y relajada -al menos durante la celebración del TET-, donde pasamos otro par de días antes de continuar en dirección Sur.

Te gustará:
Salida de Inglaterra en bicicleta

Desde allí hasta Nha Trang tuvimos que ir en autobús, ya que los trenes estaban completos y los únicos tickets disponibles a precios desorbitados.

La experiencia en autobús fue otra aventura, esta la recomiendo bastante menos. Huid de los minibuses vietnamitas siempre que podáis. Los conductores conducen como kamikazes, adelantando con nula visibilidad y al estilo polaco: tres coches a lo ancho de una carretera con dos carriles. En varias ocasiones estuvimos a punto de chocar con coches que venían de frente o rozar a alguno de los coches que teníamos al lado.

Nha Trang es una de las ciudades favoritas por los vietnamitas junto con Saigon; le tienen un amor especial, pero a nosotros no nos llamó la atención en absoluto. Una ciudad enorme, con una gran playa y una isla de amplias dimensiones enfrente.

Ilze en la playa de Na Trang

Ilze en la playa de Nha Trang

Dependiendo de cómo te lo cuenten parecerá más o menos atractivo. Si te digo que la isla tiene un enorme cartel de publicidad visible día y noche desde la costa, pierde bastante gracia.

Al tratarse de una ciudad tan turística los precios están disparados. Los restaurantes acostumbran a tener dos menús: uno para los vietnamitas locales y otro para los turistas, incluidos los vietnamitas.

Es curioso como utilizan papel para plastificar como funda y vinilo para toda clase de objetos y vehículos

Es curioso como utilizan papel para plastificar como funda y vinilo para toda clase de objetos y vehículos

En cualquier otra ciudad vietnamita es posible pagar el importe local sin preguntar el precio del producto o mirar el menú, sonreír y marcharse sin pagar más de lo que correspondería. En Nha Trang tienen claro que al turista hay que exprimirlo, sea americano, europeo o vietnamita; por lo que ni lo intentamos. La mayor parte de nuestras comidas fueron previo paso por el supermercado.

Te gustará:
Pasándolo bien en Ko Pha Ngan

Nha Trang es una ciudad para turistas buscando relax y confort sin preocuparse del importe a pagar, no para aquel que quiera conocer Vietnam y su gente.