Hué y el TET 2012: el año del Dragón

Llegamos a Vietnam a través de Cau Preu, lo que nos llevó a Vinh, una ciudad grande, bulliciosa y ruidosa. Tras un mes en la tranquilidad de Laos, el cambio fue tan brusco que nos impactó. Debido a este shock inicial, y a que realmente no encontrábamos ningún atractivo particular en Vinh, decidimos coger un tren esa misma noche en dirección a Hué.

¡Echábamos de menos el viajar en tren! En Laos el medio de transporte más asequible es el autobús, ni tan siquiera hay vías de tren, por lo que el cambio sonaba apetecible. El ferrocarril es mucho más social que el autobús, permite caminar, cambiar de postura, comer… todo de una manera mucho más cómoda que en los autobuses.

A la hora de comprar un billete de tren en Vietnam tenemos principalmente 4 opciones: asiento duro o blando, o litera dura o blanda. Los asientos duros son de madera y con ventanas abiertas como ventilación, en cambio en los asientos blandos se puede disfrutar de vagones acondicionados.

Este primer viaje tuvimos que hacerlo en asiento blando ya que, debido a la proximidad del nuevo año según el calendario chino, no quedaba ninguno de los asientos más económicos. En cualquier caso, el coste del mismo no era excesivo, 8€ al cambio por unas 10 horas de viaje.

Uno de los primeros monumentos con los que nos topamos al llegar a Hué

Uno de los primeros monumentos con los que nos topamos al llegar a Hué

Una vez en Hué, y tras 15 minutos caminando desde la estación de tren, encontramos un hotel bastante recomendado con muy buena relación calidad/precio: Binh Duong I. Habitaciones amplias y limpias con ventilador, baño con agua caliente, televisión y wifi por 6 US$ la noche. Totalmente recomendable.

Te gustará:
11.000 Km y 11 meses viajando por Europa con 3€ diarios

Hué está bañada por el río Perfume, que divide la ciudad en dos, separando la parte nueva de la amurallada zona vieja. Se trata de una población mucho más atractiva, pequeña, recogida y tranquila que Vinh; siendo hasta mediados del siglo pasado la capital de Vietnam, y estando sus calles plagadas de historia.

El río Perfume divide la ciudad en dos

El río Perfume divide la ciudad en dos

Para bien y para mal, es una ciudad muy turística, y que trata con mimo al extranjero. Los restaurantes y cafeterías suelen tener menús en inglés, y el acceso a internet gratuito se encuentra en toda clase de negocios. Si bien todas estas facilidades nos alejan un poco del auténtico Vietnam.

Pero lo que más nos llamó la atención de Hué fue uno de sus supermercados. Ni en Tailandia ni en Laos habíamos caminado entre los pasillos y estantes de un supermercado al estilo occidental. Siempre habíamos comprado en pequeñas tiendas familiares, puestos y vendedores callejeros; por lo que la amplia oferta -y precios aceptables sin necesidad de regatear- era de agradecer.

Durante nuestros días en Hué disfrutamos de la gastronomía local, y descubrimos que cada región -e incluso ciudad- de Vietnam tiene su propia tradición culinaria. El plato más famoso de Hué es conocido como banh khoai, consistente en una pequeña crepe amarillenta y crujiente rellena de un refrito de gambas, cerdo y brotes de soja, y servido acompañado de una salsa de sésamo y cacahuete, y de un pequeño plato de vegetales como lechuga, menta, carambola y/o plátano verde. ¡La salsa de cacahuete está de muerte!

Banh khoai: crepe salada típica de Hué

Banh khoai: crepe salada típica de Hué

Fue en esta céntrica ciudad donde empezamos a acostumbrarnos al contínuo regateo, a los billetes vietnamitas, y a comprar pequeños bocadillos por 10.000 dongs; un excelente y socorrido tentenpié para salir del paso entre comidas.

Los puestos de bocadillos se encuentran en cada esquina

Los puestos de bocadillos se encuentran en cada esquina

La moneda oficial de Vietnam es el dong, si bien rara vez encontrarás monedas, ya que se suele redondear al billete más cercano. Los billetes más pequeños son de 500 dongs, los cuales apenas equivalen a 1,8 céntimos de euro.

Un euro tiene un valor actualmente de 27.500 dongs. Para hacernos una idea del valor real del dong, es posible comer por 10.000 dongs una baguette o por 20.000 un plato con carte en un restaurante. Pero es más valioso el regateo, ya que sino pagaremos 20.000 dongs por un café o 80.000 por un plato de ternera.

Por otra parte, muchos precios en Vietnam están etiquetados en dólares americanos. El valor de un dólar fluctua entre los 20.000 y los 21.000 dongs, siendo utilizado un tipo de cambio u otro dependiendo de cual convenga más al vendedor.

El principal acontecimiento al que asistimos durante nuestra estancia en Hué fue al cambio de año, por segunda vez, ya que en Vietnam se celebran oficialmente las festividades del calendario chino. Es curioso ya que ambos calendarios coexisten oficial y oficiosamente; si bien el calendario chino está quedando en desuso por las nuevas generaciones, que prefieren utilizar el sistema occidental, pero que no se pierden una celebración.

Te gustará:
El día que haciendo autostop nos recogió una motocicleta tailandesa

Entre las muchas tradiciones que realiza la población antes del cambio de año podríamos destacar:

  • Los adornos con flores amarillas o con árboles de pequeñas mandarinas -dependiendo de las raíces familiares se hace uso de uno u otro-.
  • Las mesas expuestas enfrente de las casas y negocios, con material de trabajo, comida y bebida en ofrecimiento a los dioses.
  • La quema de papeles e incluso billetes en las calles.
Ofrecimiento a los dioses antes de comenzar el nuevo año

Ofrecimiento a los dioses antes de comenzar el nuevo año

Por todas partes encontrábamos gente quemando papeles y dinero

Por todas partes encontrábamos gente quemando papeles y dinero

El cambio de año lo festejamos bajo la lluvia, con fuegos artificiales lanzados a escasos metros de distancia, en el interior de la ciudad amurallada, y rodeados por una gran cantidad de adolescentes vietnamitas. Fue una experiencia bastante curiosa, especialmente por el hecho de celebrar por segunda vez el comienzo del año 2012.

Vietnamitas protegidas de la lluvia durante la celebración del TET 2012

Vietnamitas protegidas de la lluvia durante la celebración del TET 2012

¡Feliz año del Dragón!