Cruzando la frontera entre Vietnam y Camboya: desde Ha Tien hasta Kep

Nuestra intención era clara, queríamos cruzar andando la frontera vietnamita; y continuar andando, sin prisa pero sin pausa, hasta llegar a Kep. La primera ciudad en la costa de Camboya.

La frontera camboyana está situada a escasos 7 kilómetros de Ha Tien, y Kep a unos 20 de la frontera; por lo que la caminata podía ser agotadora bajo el sol, pero posible.

Estábamos convencidos de que alguna experiencia maravillosa nos esperaría al borde del camino, como nos había sucedido cuando caminamos desde Hoi An hasta las Marble Mountains en la playa China.

Desgraciadamente, el día previo a la expiración de nuestro visado, llovió sin parar. Durante la madrugada del día de nuestra despedida siguió con el mismo ritmo; por lo que nuestra aventura a pie sonaba un tanto más arriesgada, especialmente sin tener una tienda de campaña decente –sólo la tienda mosquitera que utilizamos en Ko Samet– donde pasar la noche si no podíamos llegar a Kep.

Finalmente, y con todo mi pesar, compré un par de billetes con una nueva compañía que organiza el transporte desde Ha Tien hasta Kep. Tras un largo regateo el coste del mismo nos supuso 150.000 dongs por persona.

1 euro son unos 27.000 dongs actualmente, por lo que 150.000 dongs equivalen a unos 5,4€.

El control fronterizo de Vietnam se saldó sin inconvenientes, por lo que llegamos al control camboyano sin incidencias.

Los locales cruzan la frontera en transportes más tradicionales

Los locales cruzan la frontera en transportes más tradicionales

Dado que teníamos nuestras visas tramitadas en Bangkok, no necesitamos pagar por la misma ni realizar el papeleo allí, únicamente el parte de entrada en el país. Todos aquellos que no tenían la visa tramitada pagaron 25 dólares americanos sin queja alguna, si bien es posible pagar solamente 20 dólares si insistes al respecto, ya que ese es el coste real del visado de turista.

Te gustará:
Visa run en Turquía en autostop

Tras cruzar la frontera con Camboya nos encontramos con un amplio complejo de casinos, hay un total de 6 edificios dedicados a las apuestas y al juego en la zona.

Ilze planteándose el asalto al casino

Ilze planteándose el asalto al casino

Otro pequeño casino fronterizo

Otro pequeño casino fronterizo

Todo parecía que iba a terminar sin sorpresas, pero a los pocos metros nos hicieron bajar de nuevo de la furgoneta, esta vez para hacernos rellenar un cuestionario médico y pedirnos 1 dólar por la información y ayuda que nos ofrecían.

De nuevo todo el mundo pasó por caja, hasta que llegó nuestro turno. Esperé a que nos devolviera los pasaportes -¡importante en casos similares!- para dejar claro que no iba a pagar nada por un servicio inexistente.

El camboyano de turno insistió en que lo que rellenábamos nos garantizaba servicio médico en Camboya, y que debíamos pagarlo para estar cubiertos en el país. Yo tenía muy claro que no tenía ninguna obligación de pagarlo, pero tras su explicación la solución para escabullirme del pago era aún más fácil: decir que tenía seguro médico.

Yo no tengo ningún seguro, Ilze sí, pero ninguno de nosotros tiene tarjeta del mismo; por lo que le di el primer papelajo que encontré junto a mi pasaporte, el certificado de vacunación.

Le echó un vistazo y, con mala cara, nos dijo que valía; mientras intentaba no perder el pago de los pocos que aún faltaban por pasar por caja.

Desde allí hasta Kep el trayecto se realizó sin mayores inconvenientes, con agradables vistas y apenas una breve llovizna, lo que me hizo lamentar no haber ido andando desde Ha Tien.