Ha Tien: la esquina Sudoeste de Vietnam

Ha Tien era nuestra última ciudad vietnamita elegida antes de cruzar la frontera con Camboya. La teníamos marcada en el mapa como lugar de interés desde antes de llegar a Vietnam, dado que desde allí es posible coger un ferry a la inmensa isla de Phu Quoc.

Sin embargo, y dado que intentamos viajar sin prisas por Vietnam, nos encontrábamos con apenas un par de días; por lo que desechamos la posibilidad de ir a dicha isla y dejamos las experiencias isleñas para la vecina Camboya.

Ha Tien es una ciudad tranquila, pacífica, con poco turismo y bastante tradicional. La ausencia de turismo genera dos situaciones: multitud de vendedores que te ofrecen sus productos por el precio local, sin necesidad de regateos ni discusiones; y caraduras focalizados en la oferta turística que intentan exprimir hasta el último dólar.

Por un lado nos llegaron a pedir 300.000 dongs por una habitación sin ventanas ni baño en mitad de ninguna parte; pero por otra pudimos comprar un kilo de amarillos, dulcísimos, sabrosos plátanos por 6.000 dongs, o exquisitos zumos con varias cucharadas de leche condensada y fruta fresca por 10.000 dongs.

Recordatorio: 1 euro equivale a 27.000 dongs, por lo que 6.000 dongs son 21 céntimos de euro y 10.000 dongs equivalen a 36 céntimos.

Fruta fresca en el marcado de Ha Tien
Fruta fresca en el marcado de Ha Tien

Para llegar a Ha Tien desde Can Tho necesitamos parar en Rach Gia. Una visita relámpago ya que, hora y media después de nuestra llegada, estábamos montados en otro autobús en dirección a Ha Tien.

Durante los dos días que pasamos en Ha Tien visitamos los mercados de la ciudad, callejeamos sacando fotos de sus habitantes y comimos por los precios más bajos de todo Vietnam.

Te gustará:
Pasándolo bien en Ko Pha Ngan
Mercado del pescado en Ha Tien
Mercado del pescado en Ha Tien
Niña vietnamita en el mercado del pescado
Niña vietnamita en el mercado del pescado
Una niña jugando con una antigua motocicleta
Una niña jugando con una antigua motocicleta

También valoramos cómo cruzar la frontera: andando, en moto o en minibús; de lo que hablaremos en nuestro próximo artículo.