Ko Tao desde arriba y bajo el agua

Ko Tao es una isla a la orilla este del Golfo de Tailandia, mundialmente conocida como uno de los paraísos del buceo, con una increíble fauna marina y una amplia oferta de cursos de submarinismo realmente baratos. La silueta de esta isla tailandesa se asemeja a una tortuga, siendo este el significado de su nombre en tailandés.

Nuestra estancia en Ko Tao fue de unos 10 días, llegamos allí desde Chumphon en un ferry nocturno y nos alojamos en los bungalows más baratos que pude encontrar por unos 4 dólares la noche.

La mayoría de los turistas pasan los días en Ko Tao bebiendo cerveza, comiendo Pad Thai, buceando y alquilando motocicletas para recorrer la empinada isla. Nosotros, como de costumbre, fuimos la excepción.

¿Qué hacer en Ko Tao?

Los cursos de buceo eran relativamente baratos, pero aún así no bajaban de los 200 euros por persona por 4 días. Nos lo pensamos mucho, le dimos muchas vueltas, y al final una intoxicación alimenticia nos “ayudó” a dejar pasar la oportunidad.

Ilze se empeñó en exagerar mi fiebre, y no se le ocurrió nada mejor que escribir a su familia diciendo que debía de tener malaria… Al día siguiente me empecé a encontrar mejor y a ella se le olvidó dar las “buenas noticias” a su madre. Os podéis imaginar el resto.

Aún así aprovechamos la oferta de cursos de introducción gratuitos en piscina, para aquellos interesados en sacarse el PADI, y nos dimos un baño en la piscina con todo el equipo de submarinismo.

Cuestas en Ko Tao, Tailandia

La señal lo deja claro, prepárate para sufrir

Las distancias en Ko Tao no son un problema, la isla es lo suficientemente pequeña como para poder recorrerla andando. El problema es que las carreteras de esta isla tailandesa están en contínua pendiente, por este motivo habitantes y turistas hacen uso de motocicletas y todoterrenos. Nosotros decidimos caminar, andar cuesta arriba y cuesta abajo bajo un sol asfixiante. Pararnos a contemplar desde la cima de sus colinas las espectaculares vistas y perdernos por sus bosques.

Te gustará:
63 Curiosidades de Irán: 3 meses en bicicleta

Nuestra playa favorita es una de las más tranquilas de Koh Tao, apenas un puñado de casitas blancas decoran la bahía de Ao Hin Wong.

Playa de Ao Hin Wong en Ko Tao, Tailandia

En la playa de Ao Hin Wong

Las playas de Ko Tao no eran las primeras que visitábamos desde que llegamos al Sudeste Asiático, ni el primer lugar donde pudimos hacer esnórquel, así que estábamos preparados. Durante nuestros dias couchsurfing en Phnom Penh compramos un par de gafas de buceo que, desde entonces, llevamos con nosotros en todo momento.

Fue en Ko Tao, y especialmente en esta preciosa playa, donde más uso les dimos a nuestras gafas. La fauna marina era increíble y las aguas cristalinas.

Esnorquel en Ko Tao, Tailandia

Snorkeling en Ko Tao, Tailandia

Peces buceando en Ko Tao, Tailandia

Y no solo bajo el agua, en las rocas de la bahía del Tiburón encontramos una gran cantidad de cangrejos.

Cangrejos peleando en Ko Tao, Tailandia

Pelea de cangrejos, ¿por cuál apuestas?

¿Comer y dormir en Ko Tao?

Las proximidades del pueblo de Ko Tao, junto al puerto, son las más asequibles. A mano derecha, caminando unos 200 metros junto a la playa, llegamos a los bungalows Save; los más baratos de la isla.

Ir al baño durante la noche era toda una aventura, gecos de un metro de longitud y arañas de casi un palmo de diámetro se paseaban por los alrededores. Y más te valía correr, para intentar evitar las picaduras de mosquitos, o al menos reducir el número.

En esta misma zona se encontraban los puestos de bocadillos y pancakes con mejores precios y de mayor tamaño, así como un 7 Eleven con precios (casi) normales. Aún así, y como en toda isla pequeña, si quieres comer realmente barato más te vale traerte tu propia comida desde tierra firme.