Análisis de nuestras bicicletas Thorn Nomad tras 16000 Km

16000 Kilómetros y año y medio después de empezar nuestra vuelta al mundo en bicicleta hemos ido formando una idea más clara sobre nuestros aciertos y errores a la hora de elegir nuestras compañeras de viaje: las bicicletas cicloturistas Thorn Nomad Mk2.

Si bien este artículo está centrado en analizar las mismas y el servicio de Thorn, también puede ser útil para cualquiera considerando comprar otra bicicleta cicloturista, tal vez pueda ayudar a alguno a replantearse sus elecciones.

El cuadro, ¿de acero o de aluminio?

Una de las razones por las que me decidí a comprar una bicicleta Thorn es por su apuesta por el acero, pero tras año y medio de viaje ya no es algo que tenga tan claro. Una de las principales ventajas del acero es que se puede soldar en caso de necesidad, pero tras un accidente en el que doblé la horquilla delantera me recomendaron desde Thorn que la cambiara ya que intentar doblarla a la posición inicial la debilitaría todavía más y podría romper en cualquier momento durante el viaje.

Al final, si algo rompe acabas cambiándolo si quieres estar seguro que no vas a romperte los piños cuando rompa de nuevo en la zona del arreglo, sin previo aviso. Por lo que ese beneficio del acero es mucho más reducido. Que ante una emergencia puedes arreglarla en “casi cualquier lado”, vale, pero es que si al final vas a tener que pedir un cuadro nuevo acabas antes haciendo autostop hasta una ciudad donde puedas comprarlo y ahorrándote el apaño.

La otra ventaja del acero es la absorción de vibraciones de la carretera, supuestamente superior a la del aluminio, haciendo una ligera suspensión. Pero no tengo ni idea hasta que punto es algo que se note o no. Necesitaría probar con una bicicleta con una configuración idéntica y cuadro de aluminio para poder salir de dudas.

El cambio interno Rohloff

Me convenció totalmente el hecho de tener un cambio que no diera problemas, con un mantenimiento mínimo y una duración casi eterna. Pero para el precio que tiene no va tan fino como me gustaría.

Te gustará:
Un invierno turco en fotos

Cuando lo compras ya te advierten que es normal que se atasque un poco al cambio entre las marchas centrales, y que debería ir desapareciendo el ruido y el ligero atasco, pero en mi caso no se ha terminado de resolver tras 16000 Km en mis piernas. Probablemente optaría de nuevo por un cambio Rohloff para un viaje tan largo como el mío, y no he tenido ningún problema serio con él, pero no todo es perfecto.

¿Ruedas de 26 pulgadas?

Bicicleta Thorn Nomad

Elegimos ruedas de 26’’ por la mayor disponibilidad en lugares remotos, pero dado el alto precio de material de calidad y la preferencia por llantas y cubiertas que aguanten un buen tute sin pinchazos, al final acabamos llevando a cuestas recambios con nosotros (cubiertas Marathon Mondial), por lo que la principal ventaja de las ruedas de 26’’ queda anulada y tal vez habría salido rentable apostar por un radio más grande que de una mayor comodidad ante los baches y agujeros de las carreteras por los que acabamos pedaleando.

¡Hasta comprar una cámara de aire puede resultar complicado en según que países! Todo felices porque nuestra bicicleta tiene ruedas de 26” que son el estándar, y luego resulta que las cámaras de aire en según que países sólo vienen con válvulas de otro tipo que no valen para nuestras llantas.

Unas ruedas de 29” (700c) podrían haber merecido la pena, sobretodo cuando toca pedalear por caminos y carreteras de países en vías de desarrollo.

Manillar de mountain bike pero con extensiones

Manillar de bicicleta de cicloturismo

Me mantengo firme en mi preferencia por barras rectas (o casi totalmente rectas), aunque no me importaría probar un manillar de tipo mariposa.

Lo que sí que veo fundamental en caso de optar por una barra recta de mountain bike es tener extensiones largas que te permitan cambiar la posición de las manos, no sólo pudiendo ponerlas en los laterales sino también más adelantadas -o retrasadas, dependiendo de de si optaste por una posición más deportiva o erguida-.

Te gustará:
La doble cara de Croacia

Posición en la bicicleta

A la hora de tomar medidas te preguntan como quieres manejar la bicicleta, de una manera más relajada y erguida o en una posición más deportiva y agachada.

En su día elegí una posición intermedia tirando a erguida, pero si volviera a tener la oportunidad de elegir me decantaría por una posición ligeramente más deportiva -siempre y cuando las extensiones del manillar me permitieran pedalear en una posición erguida cuando así lo prefiriera-.

Frenos de pastilla

Consideraría para una nueva bicicleta los frenos de disco. Thorn dice que no son recomendables, que dan problemas, pero he coincidido con muchos cicloturistas que dicen lo contrario.Dan una frenada mucho más efectiva y si llevas un recambio contigo no es complicado reemplazarlo en la carretera. Al final no se quién lleva razón al respecto.

Ten en cuenta que si eliges una llanta de CSS -de las que te recomiendan en Thorn- vas a necesitar pastillas especiales que sólo venden un par de marcas en todo el mundo y que no puedes encontrar en casi ningún lado, por lo que al final tienes que llevar repuestos contigo -aunque duran mucho- para viajes largos, y es -casi- lo mismo que cargar con un freno de disco de recambio.

El pedalier excéntrico

Diversos fabricantes utilizan diferentes sistemas para mantener la tensión de la cadena con cambios integrados Rohloff. Thorn utiliza un pedalier excéntrico que rota la posición del eje del pedalier aumentando o disminuyendo la distancia entre la rueda y los pedales, de este modo se tensiona la cadena. El problema es que este pedalier excéntrico es específico de Thorn y sólo se lo puedes comprar a ellos.

Tuve que esperar 2 semanas a que me enviaran uno nuevo cuando me cargué la rosca interna del mismo. Si lo obtienes trátalo con mucho cuidado, limpiado con una cierta frecuencia y no esperes hasta un año más tarde a rotarlo porque sino te va a costar dios y ayuda y puede que lo dañes en el proceso. A la hora de desmontarlo necesitas aflojar los tornillos primero, y desmontar los pedales, si quieres sacarlo de su eje. Si simplemente quieres rotarlo basta con aflojar los tornillos y girarlo, pero asegúrate de tenerlo perfectamente centrado y con el pedalier en la parte de arriba antes de apretar los tornillos. Nunca aprietes los tornillos con “el agujero del pedalier” en la parte de abajo, donde hay menos metal entre los tornillos y “el agujero”, o dañarás la rosca.

Te gustará:
¡Peligro! Ve a Estambul en bici y acaba en autostop

El portaequipajes de Thorn

Bastante contento con él, muy estable, aunque te recomiendo ponerle un acolchado o cinta aislante desde el primer día en la zona donde ancles las alforjas para proteger la pintura.

Aún así, si optas por un portaequipajes Tubus tendrás una calidad y precio similar, y una garantía excepcional. Tal vez sean una mejor opción.

La dinamo Schmidt SON en el buje delantero

Emparejada con un E-Werk, como transformador de corriente, apenas me carga a 300-350 mAh; por lo que no me termina de convencer. Tal vez sea problema de mi móvil, no lo he probado con otros móviles, pero me carga muy despacio. Además, en ocasiones, el buje hace un ruido extraño y vibra ligeramente cuando voy a altas velocidades -en descensos- o cuando tengo la luz frontal y el E-Werk funcionando al mismo tiempo.

Accesorios

Siempre compraría radios adicionales. No cuestan casi nada, son súper ligeros y te aseguras tenerlos de la medida exacta de tus ruedas, que supuestamente van a durar muchos kilómetros.

La barra extra para la bolsa delantera no la recomendaría si piensas poner una luz sobre la rueda delantera (en el tornillo que hay en la horquilla delantera), ya que si la bolsa es un poco grande te tapará la luz. Al final es más cómodo tener la bolsa en el manillar arriba para poder acceder a ella con mayor facilidad mientras estas pedaleando.

Un espejo retrovisor es para mi un accesorio imprescindible. El mío rompió hace unos meses y lo estoy echando muchísimo de menos, me siento totalmente desnudo sin él. Rompió tras mucho mal trato y aguantó de todo, así que sigo recomendándolo: Mirrycle para manillar.

Te gustará:
Bienvenidos a Bosnia: 36 horas en la tienda de campaña

Servicio post-venta Thorn y conclusiones

El servicio es aceptable, responden a los problemas y dan instrucciones de como solucionarlo dentro de lo posible, pero hay que andar detrás de ellos y a veces tardan varios días en contestar por correo electrónico. Si les preguntas por recomendaciones por piezas de recambio te suelen mandar links a su tienda online, con productos específicos y no disponibles en ninguna otra tienda, a veces con nombres “no oficiales”.

Al final tienes que buscarte la vida salvo que no te importe pagar de más en su tienda y esperar semanas por envíos internacionales especialmente lentos. Otras tiendas online trabajan con mejores compañías de envíos con mejores tarifas y más eficientes.

En general, estoy contento con las bicicletas, pero no estoy del todo seguro si la rigidez en la configuración de Thorn (acero, 26’’, frenos de pastilla) y la lentitud de su servicio post-venta a la hora de contestar correos electrónicos me convencen lo suficiente como para repetir elección. Por lo que he oído a otros cicloturistas, marcas como Santos son más “amigables” y ponen más de su parte por contentar a sus clientes.

Es una tontería, pero lo que más me tocó las narices es que tras pagar más de 2000 libras por una bicicleta, cuando les pedí uno de los velcros reflectantes para el tobillo al ir a marcharme, aún me lo cobraron (por una libra). Un ejemplo de la falta de tacto a la hora de tratar con el cliente.

Otro aspecto a tener en cuenta es el cambio euro-libra del momento. Tal y como está el euro tal vez sea más rentable plantearse fabricantes alemanes u holandeses. Cuando yo la compré el cambio era mucho más parejo.