La Isla del Conejo, Rabbit Island, Koh Thonsáy

Koh Thonsáy es una isla cuyo nombre proviene de su silueta similar a un conejo, al menos según los camboyanos que decidieron nombrarla de dicha manera. Está situada a 4 kilómetros y medio del puerto de Kep, al Sudeste de Camboya, cerca de la frontera con Vietnam; y tiene una superficie de 2 kilómetros cuadrados, lo que permite recorrerla de punta a punta.

Para llegar a la Isla del Conejo cogimos un barco por 7,5 dólares cada uno, billete de ida y vuelta. Es posible contratar un barco para 6 personas por 20 dólares, pero sólo nos daban esa opción si volvíamos en el mismo día. En nuestro caso queríamos pasar varias noches en la isla.

La isla permanece casi completamente despoblada, sólo unas pocas familias de pescadores viven en Rabbit Island, habiendo varias de ellas cambiado de negocio tras la llegada del turismo. En la playa principal de la isla hay varios complejos de bungalows propiedad de residentes de Koh Thonsáy. Por este mismo motivo, llegar a la isla sin pagar el precio turista resulta más que complicado.

Dejando atrás el puerto de Kep

Dejando atrás el puerto de Kep

Pescador, Rabbit Island, Camboya

Pescador preparando sus redes

En la isla no hay electricidad, salvo unas pocas horas cuando se pone el sol. Antes de dirigirnos a Rabbit Island fuimos al mercado de Kep, donde compramos una especie de parrilla-cazuela camboyana, con la que planeamos cocinar nuestra propia comida haciendo uso de nuestra provisión de noodles, huevos, verduras y agua.

Durante nuestros días en Koh Thonsáy hicimos hogueras en la playa y cocinamos nuestros platos utilizando las brasas para calentar la cazuela. Además dispusimos de nuestra propia agua, ya que nuestra experiencia previa en islas nos hacía temer precios desorbitados por el agua potable.

Te gustará:
La Península en bicicleta hasta la Costa Blanca

Se puede conseguir alojamiento en la isla por 5 dólares, aunque merece la pena comparar ya que los tamaños y tipos de camas y baños varían sobremanera. En nuestro caso pasamos las 3 noches en una habitación por 6 dólares ya que todos los bungalows de 5 dólares estaban ocupados.

Bungalows en Koh Thonsay

Bungalows en Koh Thonsáy

La comida es carilla comparada con Vietnam, pero tras un mes en Camboya debo concluir que era hasta barata. Los tamaños de las raciones varían sobremanera de unos restaurantes a otros, por lo que conviene fijarse y elegir en consecuencia. Por 2 dólares puedes comer un platazo de arroz con tortilla y verduras. La carne y el pescado va de los 3 a los 5 dólares.

Durante nuestra estancia en la Isla del Conejo tuvimos tiempo para bordear la costa, disfrutar de sus cristalinas aguas y playas de fina arena, perdernos por los senderos que recorren la jungla del interior de la isla, y trepar a la cima de la colina central de Koh Thonsáy, desde donde es posible ver las islas que la rodean.

Una de las playas de Rabbit Island

Una de las playas de Rabbit Island

Otra de las playas en Rabbit Island

Otra de las playas en Rabbit Island

En Rabbit Island los amantes de la flora encontrarán entretenimiento

En Rabbit Island los amantes de la flora encontrarán entretenimiento

Vistas desde la cima de Rabbit Island

Vistas desde la cima de la isla

Mientras preparábamos el fuego y empezábamos a cocinar un pescador se nos acercó un día ofreciéndonos un par de frutas. Su inglés era inexistente, pero de alguna manera nos las arreglamos para intercambiar sonrisas y gestos.

Aún así no todo fueron alegrías, nuestros intentos de mantener nuestra comida cerrada para evitar hormigas se vieron comprometidos por la presencia de ratas de campo. La segunda noche despertamos con una enorme rata royendo las bolsas donde guardábamos los cacahuetes y verduras, y desde entonces siguió visitandonos cada noche pese a que tratamos de dejar todo fuera de su alcance.

Te gustará:
El truco definitivo para pagar el precio local

No sólo ratas encontramos en Rabbit Island, durante nuestros recorridos por la jungla me topé con una serpiente de varios metros de largo, colores grisáceos y anaranjados; permanecía inerte a medio metro de distancia, pero salió disparada cuando una rama crujió bajo mis pies.

Algo a tener en cuenta es la multitud de mosquitos y, sobretodo, moscas de arena. Al anochecer conviene ir bien cubierto y tomar precauciones si no queremos sufrir demasiados picotazos. Pero este problema es endémico de toda la costa Camboyana.

Jugando con unos perros en Koh Tonsáy

Jugando con unos perros en Koh Tonsáy

Puesta de sol en Rabbit Island, Camboya

Puesta de sol en Rabbit Island

Pese a los animales e insectos que convivieron con nosotros, podemos garantizar que disfrutamos mucho de nuestros días en Rabbit Island, un auténtico paraíso que nadie visitando Camboya debería perderse, y una de las pocas islas de este país con una oferta turística adecuada para aquellos con un presupuesto reducido.