El Norte de España en bicicleta

La última parte de nuestra vuelta por la Península Ibérica en bicicleta fue el Norte de España, una zona preciosa para pedalear, siempre y cuando el tiempo acompañe, ¡y sobre la que aún no os he contado nada!

Recapitulando. Hace unos meses, volvimos a entrar en España tras nuestro paso por Portugal, sorteando la ría que separa Galicia del país vecino. La primera de muchas.

Pedaleando por Galicia

Acantilados gallegos

Nuestra idea era bordear la costa gallega y asturiana. Tarea simple a primera vista, pero si haces zoom en el mapa notarás como serpenteguea la línea de mar en tierras gallegas.

Afortunadamente, dicha complicación viene de la mano de preciosas postales. Increibles playas, acantilados, cabos y puestas de sol sobre el mar.

La ría Sor, Galicia

Cabo Ortegal, Punta dos Aguillóns, Galicia

Nuestra entrada en Galicia vino acompañada por el mal tiempo. ¿Casualidad? Tal vez, pero es curioso que tras varios meses recorriendo España sin apenas una gota de lluvia, nos tocara pasar una semana entera bajo la lluvia en la esquina Noroeste de España.

Sobre una nube en Galicia

Galicia es una región que siempre me ha atraido. Su paisaje más irlandés que español, su gastronomía contundente y abundante, la cercanía de sus gentes. Galicia es una región de viajeros, y en sus dominios nos sentimos recibidos calurosamente; pese al frío y la lluvia.

Asturias, la vuelta a casa

Playa del Silencio

La antigua nacional que bordea la costa es una delicia para viajar en bicicleta ya que apenas hay tráfico rodado. Pasamos horas sin cruzarnos con ningún coche, más frecuente era encontrarnos con peregrinos realizando la ruta con dirección a Santiago.

En Gijón visité a mis antiguos compañeros de trabajo, amigos de una vida anterior, gente que sigue en mi corazón.

Te gustará:
La vuelta a España en bici, el camino de Santiago y la gala de los Premios20Blogs

En Asturias volví a probar su sidra, sus carnes, a disfrutar del tobogán de la costa asturiana y de sus playas paradisiacas.

La tranquilidad del mar cantábrico es algo que aprecio, no me gustan los destinos sobre explotados, donde la naturaleza ha dejado paso al urbanismo. Es por ello que las playas escondidas me atraen tanto.

Playa de Gulpiyuri, Asturias

Playa Gulpiyuri, Asturias

Playa del Cobijeru, Asturias

Fue junto a una de ellas que pasamos una de nuestras muchas noches en la tienda de campaña. En esta ocasión, sobre una playa dentro de la tierra, una playa que surge por la filtración de agua marina a través de las rocas del acantilado. Un paraíso en mitad del verde de Asturias, la playa del Cobijeru. O la de Gulpiyuri.

Puesta de sol en Asturias

Y, por si no fuera suficiente, una cueva de estalactitas y estalagmitas te permite avanzar hasta el otro lado del acantilado, hasta el mar; que a su vez rompe contra la entrada de la cueva y la llena cuando sube la marea.

Los Picos de Europa en bicicleta

Los Picos de Europa en bicicleta

Llegamos a Cantabria y decidimos que iba siendo hora de cortar hacia el interior, dirección al nacimiento del Ebro, para seguir su curso hacia Zaragoza y la costa Mediterránea.

Las montañas ya no nos asustaban, ni nos preocupaban. De hecho, estábamos encantados de subir un par de puertos de montaña, los echábamos de menos.

Escalando los montes cántabros

Si la costa cantábrica es tranquila, no hace falta que haga énfasis en la calma de las montañas. Ilze, yo, naturaleza, y un montón de nada.

Pueblo de montaña en Cantabria

¡Hasta los pueblos son tranquilos!

El río Ebro en bicicleta

Reflejos en el pantano del Ebro

Más noches durmiendo entre montañas y valles, escondiéndonos a pasar la noche tras una iglesia o junto al embalse del Ebro.

Te gustará:
¡Peligro! Ve a Estambul en bici y acaba en autostop

La culminación del último pico implicaba que el resto de nuestro recorrido hasta el Mediterráneo era relativamente cuesta abajo. Aprovechamos para seguir el curso del Ebro con nuestras bicicletas, atravesando Castilla, La Rioja y el País Vasco hasta tierras aragonesas.

El río Ebro en bicicleta

Y, tras un breve suspiro, nos pusimos las pilas para llegar a Zaragoza a tiempo para nuestro último parón. Donde cogimos fuerzas para seguir pedaleando por Francia, Italia, Eslovenia y lo que siga.