La vuelta a España en bici, el camino de Santiago y la gala de los Premios20Blogs

Durante el último mes y medio hemos estado recorriendo España en bicicleta. Cruzamos los Pirineos con gusto, sin el sufrimiento temido y esbozando una sonrisa entre repechos, disfrutando de las montañas.

Por el camino paramos a conocer las cuevas de Zugarramurdi, famosas por las fiestas del Akelarre; y a dar una charla en un colegio en el valle de Ultzama, en tierras navarras.

Llegamos a Pamplona, ciudad que Ilze sólo conocía por la fiesta de San Fermín, capital de las corridas de toros para los forasteros; pero donde disfrutamos de la hospitalidad de sus gentes, de la otra cara de Navarra.

Plaza de Pamplona

Pamplona con la bici

Adentrándonos en tierras aragonesas con la bici

El desierto aragonés en bici

Nuestra ruta nos llevó hasta Zaragoza, camino en el cuál llegamos al “desierto aragonés”. Al entrar en el paisaje árido las quejas comenzaron: “¿a dónde me has traido? ¡esto es un desierto!”.

El viento, en contra como de costumbre, no nos abandonó hasta llegar al “oasis” de Zaragoza, donde pasamos unos días de descanso visitando familia y amigos.

La vía verde de Teruel a Valencia

Teruel

Continuamos hacia Teruel, preciosa ciudad pese a la falta de reconocimiento, y tomamos la vía verde en dirección a Valencia; la más larga de España, unos 200 Km desde Ojos Negros hasta Torres Torres, antigua vía de trenes mineros que ahora disfrutamos en bicicleta.

Vía verde de Ojos Negros en bici

Nuestra primera noche acampando en Aragón se tornó en pesadilla cuando fuimos echados por la Guardia Civil, la acampada libre está prohibida en España y no nos permitieron pasar la noche en aquel campo, por lo que acabamos en la plataforma de la estación de tren más cercana -donde nos dijeron que sí que era legal-.

Te gustará:
¡Peligro! Ve a Estambul en bici y acaba en autostop

La segunda noche de nuestra vía verde la pasamos con en uno de los albergues de Rodamons en Jérica, una red sostenible de alojamientos llevada por un grupo de chavales muy majos, proyecto que forma parte de su organización ecologista.

Valencia en Fallas, naranjos y más naranjos

Acampando entre naranjos

Entre campos poblados por naranjas y mandarinas llegamos al Mediterráneo, y a una Valencia en Fallas. El contraste de la serenidad del campo con el ruido de la ciudad nos chocó más que nunca con el estruendo y súbito de los petardos falleros.

Bajamos hacia el Sur cerca de la costa. Pedaleando entre naranjos, parando a descansar a la sombra de los naranjos y poniendo la tienda de campaña entre naranjos al anochecer.

Naranjos, y más naranjos. Así hicimos entrada en Alicante, y posteriormente en tierras murcianas.

La explotación del Mediterráneo

Atardecer junto a las Salinas de Santa Pola

A decir verdad, la costa mediterránea nos decepcionó ligeramente dada la masiva explotación urbanística de sus costas; fue imposible alejarse de la construcción y encontrar playas y naturaleza virgen por todo el litoral de la Comunidad Valenciana.

Est fue un problema también a la hora de encontrar lugar donde poner la tienda de campaña, nos tiramos varias tardes dando vueltas buscando un lugar donde no molestáramos a nadie y nadie nos molestara.

Acampando bajo las palmeras

Eso sí, al final toda búsqueda tiene su recompensa. Como este precioso lugar, junto a las palmeras, cerca de las salinas de Santa Pola.

La costa salvaje de Murcia y el Cabo de Gata

La costa murciana en bicicleta

En Murcia, en cambio, pudimos disfrutar más de la costa y la montaña pese a la aridez de la región. Y, ya en Almería, por fin encontramos preciosas calas salvajes en el Parque Natural del Cabo de Gata.

Te gustará:
Con la bici de Bayona al Pirineo navarro

Pese a tener que empujar la bicicleta por momentos por los senderos, y junto a los acantilados, la experiencia de descubrir la costa mediterránea más real valió la pena.

Sierra Nevada de lado a lado

Con la bici por Sierra Nevada

Desde Almería comenzamos la ascensión, decidimos atravesar Sierra Nevada. Ingénuos de nosotros, pensamos que de Almería a Granada tardaríamos un par de días.

A la hora de la verdad; el placer de las montañas, la calma y serenidad de las mismas, nos llevaron a dar rodeos y tomárnoslo con mucha más pausa. Nos regodeamos en los aromas y las vistas de las Alpujarras.

Granada: tradición, cultura, tapas

Granada desde el mirador de San Miguel Alto

Y así llegamos a Granada, ciudad de tapas, encuentro de culturas, barrios de ensueño y tradición que se respira en el ambiente.

Un par de días pasamos con un par de personajes bastante curiosos de Warmshowers, y donde aprovechamos para recargar las pilas y darnos una buena ducha caliente.

El camino de Santiago en bicicleta y la gala de los Premios20Blogs

Subiendo las montañas en bicicleta

En aquel momento tomamos la decisión de seguir el trazado del Camino de Santiago, a fin de cuentas ya nos habíamos ido topando de manera casi continuada con carteles anunciando el recorrido a nuestro paso, concretamente los del Camino Mozárabe.

Del mismo modo, llegamos a la conclusión de la necesidad de dar un rodeo que nos llevará a pasar por Madrid el 24 de Abril, donde tenemos una cita cuasi obligada tras haber sido elegidos finalistas del concurso nacional Premios20Blogs.

En Córdoba obtuvimos nuestra credencial de peregrinos, y desde allí continuamos nuestro rumbo con intención de enganchar el Camino Manchego hacia Toledo. Y, por ende, a la gala de los Premios20Blogs en bicicleta.