Una noche en Ban Phe

Festival en Ban Phe

Queríamos ir a una isla llamada Ko Samet, pero nos encontrábamos en Bangkok, a unas 3 horas de distancia en autobús. Pensamos que no habría problema en llegar durante el día y darnos un baño por la tarde pero, una vez más, los atascos de Bangkok cambiaron nuestro destino.

Conseguir llegar a la estación de autobuses de Bangkok nos llevó más de 3 horas, y una vez allí no había transportes que salieran en la próxima hora, por lo que al final nuestro bus no arrancó hasta las 3 de la tarde.

El trayecto se alargó y nuestra parada en Ban Phe, desde donde supuestamente íbamos a coger un ferry a Ko Samet, no se produjo hasta las 7 de la tarde. A esas horas ya no había opciones baratas, sólo contratar los servicios de uno de los speedboats, por lo que decidimos buscar alojamiento en una ciudad que suele pasar desapercibida para el turista.

Decoraciones con conchas en Ban Phe

Decoraciones con conchas en Ban Phe

Finalmente encontramos un hostel, regentado por un par de escoceses que llevan instalados en Tailandia más de 2 años, donde conseguimos una habitación para nosotros solos por 300 baths. Con agua caliente y wifi desde el bar de enfrente, todo un lujo.

Aprovecho para recordar que 1 euro son 41,2 baths tailandeses, por lo que 300 baths son unos 7,5€.

Y lo mejor de todo es que no habíamos ido a parar a un pueblo muerto, tal y como nos temíamos, sino que durante esa semana se estaba celebrando un festival que agradece al mar por los frutos que les ofrece. Convirtiendo nuestra noche en Ban Phe en una experiencia mucho más interesante de lo esperado.

Insectos a la parrilla. ¡Rico, rico!

Insectos a la parrilla. ¡Rico, rico!

La ciudad de Ban Phe vive de la pesca y del tráfico asociado al puerto, siendo su principal atractivo la conexión con Ko Samet. El comercio y oferta hotelera se extiende a lo largo de una larga carretera, convirtiendo en aquel momento el festival en una extensión de la misma.

Los comercios locales están adornados con multitud de conchas; pero lo que más nos llamó la atención es la frescura que exhiben los pescados, calamares y gambas en los tenderetes. Un buen motivo para parar, especialmente tras ver gente pescado en el turbio río Chao Phraya, que divide Bangkok en dos.

Dulces con crema de coco

Dulces con crema de coco

Tras una entretenida noche nos dirigimos por la mañana a nuestro destino deseado, Ko Samet. No sin antes pasar por el 7 Eleven a comprar provisiones de agua y bollería.

En nuestra página de Facebook podéis encontrar más fotos de Ban Phe.