Salida de Inglaterra en bicicleta

Con Londres a nuestras espaldas nos dirigimos hacia el Eurotúnel en Folkstone, el paso a Francia más barato con bicicletas a través del Canal de la Mancha. De camino a dicho túnel recorrimos brevemente la región de Kent al Sudeste de Inglaterra.

Nuestra primera noche tras salir de la capital londinense la pasamos en Maidstone con una pareja de Warmshowers, pero nuestra siguiente noche era un tanto más incierta.

Podíamos haber llegado a tiempo desde Maidstone a Folkstone para coger el túnel a la tarde, pero dado que lo reservamos unos días antes y que no queríamos apurar, decidimos pasar una noche más en la zona.

Dado que no teníamos prisa serpenteamos por carreteras rurales por la región de Kent: colina arriba, colina abajo, pasando por Ashford.

Empujando las bicicletas por las cuestas de Kent.

Durmiendo en Inglaterra viajando en bicicleta

Dormir al aire libre en invierno, especialmente con la humedad inglesa, resulta particularmente incómodo. Esa niebla que lo cubre todo te atraviesa el cuerpo y sientes el frío hasta en los huesos.

Durante nuestro recorrido por el centro de Inglaterra en bicicleta el invierno pasado disfrutamos de una semana entera durmiendo en nuestra tienda de campaña.

Teníamos unos buenos sacos de dormir como los que podéis encontrar aquí; pero no teníamos esterillas o colchones que nos aislaran suficientemente del frío, por lo que el suelo transmitía el frío y la humedad a nuestro saco de dormir.

Aquella noche no nos apetecía montar la tienda de campaña pese a tener -por fin- buenos colchones, ya que empezó a llover y el pronóstico era de chaparrón continuado hasta la tarde siguiente. No queríamos montar la tienda de campaña bajo la lluvia ni, sobretodo, cargar a la mañana siguiente con una tienda de campaña empapada.

Te gustará:
La increíble carretera fronteriza entre Irán y el Caúcaso

Tampoco teníamos intención de pagar por dormir en nuestra segunda noche de viaje en bicicleta, por lo que nos refugiamos en una estación de tren. Desafortunadamente dicha estación cerraba a media noche, lo que nos llevó a pasar las horas siguientes hasta el amanecer echando una cabezada en un McDonalds que abría las 24 horas.

Medio dormidos volvimos a subirnos a las bicicletas en busca de un lugar donde desayunar, y allí fue donde nos topamos con un pequeño restaurante local que servía all-you-can-eat breakfast por 4 libras y pico. Comí hasta reventar un plato detrás de otro, mientras Ilze se cachondeaba diciendo que a ese paso más que pedalear alrededor del mundo iba a rodar alrededor del mundo.

A Francia con las bicicletas en el Eurotúnel

Con el estómago lleno y energías renovadas pedaleamos en dirección a Folkstone, diciendo adiós a las carreteras inglesas. Allí nos esperaba una furgoneta con un trailer para bicicletas.

El Eurotúnel en bicicleta.

El funcionamiento del Eurotúnel es bastante curioso, ya que para poder cruzarlo en bicicleta necesitas estar metido en un vehículo; por lo que tuvimos que poner nuestras bicicletas en el trailer y subirnos a la furgoneta, para posteriormente entrar en un tren que es el que atraviesa el túnel hasta Francia.

Good bye Inglaterra! Oh là là Francia!