Primeras impresiones sobre la comida en el Sudeste asiático

Sabrosos noodles hindúes: Mee Goreng

Sabrosos noodles hindúes: Mee Goreng

Tras una primera semana a caballo entre Malasia y Singapur se podría decir que hemos empezado a acostumbrarnos a la gastronomía local. Hemos frecuentado restaurantes malayos, indios, chinos, coreanos y japoneses durante nuestra estancia en Kuala Lumpur, Melaka y Singapur.

Aún no somos capaces de recordar los nombres de los platos, más allá de dos o tres contrastados, y nos guiamos casi por completo por las fotografías… Pero tenemos dos cosas claras: nos encanta la comida india y no nos gusta la china.

Murtabak relleno de sardinas

Murtabak relleno de sardinas

La gran variedad de panes de la gastronomía india nos resulta muy agradable, y la diversidad de platos vegetarianos entusiasma a Ilze; que a diferencia de en los restaurantes chinos no necesita explicarles que el pollo no es un vegetal.

Los noodles cocinados al estilo indio nos gustan, así como el Masala Thosai (una especie de crepe con patata dentro) o los diferentes Pratas, como el de queso (un tipo de pan a la plancha con queso). La tortilla hindú con cebolla y chile resultó bastante sabrosa.

El "apetitoso" congee chino

El "apetitoso" congee chino

De los platos chinos que hemos probado no nos ha gustado ni uno. Hemos probado pollo y pescado congee, así como diversos noodles y arroces. Las carnes apenas están cocinadas y las salsas están aguadísimas. El congee, por ejemplo, no es más que un puré de arroz con agua; insipidísimo, y de textura no demasiado agradable por mucha pimienta y chile que le añadas para intentar tragarlo.

Arroz con vegetales en Malasia

Arroz con vegetales en Malasia

Durante nuestro periplo en Malasia probamos bastante la comida malaya, la cual nos gustó; y si bien suele ser bastante picante, te acabas acostumbrando. En general, en los platos malayos predominaba el arroz o los noodles con diferentes complementos como carnes, pescados, vegetales o huevos.

Te gustará:
El día que haciendo autostop nos recogió una motocicleta tailandesa

Coreano sólo probé una vez, cortesía de una pareja (americano y filipina) que nos invitó a comer tras contarles nuestras aventuras. Probé un plato caliente de ternera y cerdo con arroz y sopa. Me gustó bastante, pero a falta de probar más platos no tengo una idea general de la gastronomía de Corea.

Pollo con soja al estilo japonés

Pollo con soja al estilo japonés

El japonés que probé no era nada del otro mundo, pollo con soja y arroz. Pero claro, era en uno de los “Food court” de las galerías comerciales de Singapur, por lo que el margen de mejora es amplio.

Por lo general las cantidades son suficientes por 1,5€ en Malasia o 2,5€ en Singapur. Si bien, dependiendo del lugar de Singapur en el que te encuentres sale bastante más caro. Uno de los días en Singapur no me quedó más remedio que comprar una barra de pan para intentar llenar el hueco que me había quedado tras terminar “mi japonés”.

El resto del tiempo hemos ido tirando de zumos y frutas, ¡pero sobre ello hablaremos más adelante cuando terminemos de probar todas ellas!

Unos pocos de los muchos zumos que estamos probando

Unos pocos de los muchos zumos que estamos probando