Bajando por los Países de Loira en bici

Tras cruzar el inmenso puente de Saint-Nazaire llegamos a los Países de Loira, donde nos sumergimos en la monotonía de la región, obligados -en parte- por las inundaciones.

Dado que casi todas las carreteras secundarias, caminos y vías alternativas estaban sumergidas bajo el agua, no nos quedó otra que tomar carreteras nacionales y autovías con excesiva frecuencia.

Dar rodeos, cambiar de camino varias veces, desandar lo pedaleado al llegar a tramos cortados, o pedalear sobre charcos que parecían pantanos con la esperanza de no quedarnos atrapados entre las aguas.

Pedaleando con el viento en contra

Pedaleando por las llanuras de Francia

Y, por si no teníamos suficiente con las inundaciones, en esta región nos tocó enfrentarnos a vientos con rachas de más de 100Km/h, siempre en contra, donde nos movíamos a velocidad de tortuga.

El día que íbamos desde La-Roche-sur-Yon a La Rochelle pedaleamos los primeros 40 Km en hora y media, con el viento en calma y la carretera llana; y los siguientes 35 Km en casi 5 horas, con un viento huracanado que nos hacía pararnos de continuo, sufriendo a cada pedalada, luchando para avanzar cada metro.

Afortunadamente, entre cada racha de viento, pudimos disfrutar de algunos parajes encantadores.

Camino cruzando un canal en Francia

Agradecidos de la hospitalidad francesa

Afortunadamente, una vez más, nos encontramos con anfitriones maravillosos a través de Warmshowers y Couchsurfing: un mecánico francés con una colección de una docena de bicicletas de todo tipo en su casa -que parecía un garaje-, un músico profesional, o un montañero con un hermano dando la vuelta al mundo en bicicleta.

Pero el caso más curioso fue el de un joven que trabajaba como mecánico, realizando un curso como soldador, que planeaba construir su próxima bicicleta desde cero, cuadro incluido.

Te gustará:
Análisis de nuestras bicicletas Thorn Nomad tras 16000 Km

Su diseño consistía en un tándem donde cada uno de los ciclistas miraba en dirección contraria, con uno pedaleando en sentido contrario al de la marcha, y con el equipaje en medio del cuadro.

Con ese tándem planeaba viajar en solitario, recorriendo Sudamérica, y recogiendo a mochileros y autoestopistas que se fuera encontrando por el camino.