A Wat Phou en bicicleta

Amanecimos en Champasak y, tras desayunar, alquilamos unas bicicletas por 10.000 kips para ir a Wat Phou; el antiguo complejo religioso de los Khmer, situado a unos 10 kilómetros del centro de Champasak.

Era la primera vez que alquilábamos unas bicicletas desde que estábamos en Asia, y la experiencia fue muy gratificante. Pese al solazo que soportamos y las carreteras que son más caminos que otra cosa, el trayecto resultó entretenido y agradable.

Fuimos pasando por varias aldeas, puentes, baches, tierra, arena, asfalto… y finalmente llegamos a Wat Phou; donde tuvimos que dejar nuestras bicicletas en el aparcamiento para seguir la visita a pie.

Llegando a Wat Phou en bicicleta

Llegando a Wat Phou en bicicleta

La entrada costaba 30.000 kips y no parecía sencillo escaquearse, así que esta vez pasamos por caja, nos tomaron una foto y tras varios controles llegamos al área donde se extendían las edificaciones de los Khmer.

1 euro equivale a 10.400 kips, por lo que 30.000 kips vienen a ser unos 3€.

En la zona media de Wat Phou es donde se conservan las mayores edificaciones

En la zona media de Wat Phou es donde se conservan las mayores edificaciones

Probablemente no se trate del más espectacular de los complejos Khmer del Sudeste asiático, pero su localización a los pies de la montaña, su lago y su originalidad lo convierten en un lugar que merece visitar.

Las escaleras que separan el nivel medio de la parte superior resultan más empinadas de lo que pueda parecer, debido al sol y a las dimensiones de los escalones, que si bien son bastante altos apenas dejan espacio para apoyar medio pie.

Comienzo de las escaleras a la zona superior

Comienzo de las escaleras a la zona superior

En la parte superior encontramos unas preciosas vistas, varios restos arqueológicos como un santuario, la piedra del elefante, o la del cocodrilo; donde se realizaban sacrificios humanos.

Te gustará:
¿Quieres ir a vivir a Londres pero no tienes un duro?

En la fuente de agua bendecida por los dioses encontramos a un hombre local rellenando botellas, así que marchamos de allí bromeando en qué clase de superhéroe tendría planeado convertirse tras ingerir tal cantidad de agua celestial.