Pantalones de fiesta noruegos

Al poco de llegar a Oslo empecé a observar gran cantidad de adolescentes con unos pantalones bastante peculiares, tipo mono de trabajo, llenos de parches y dibujos.

Preguntando averigüé que los estudiantes de último curso de “bachillerato” están de fiesta, y que esas prendas forman parte de la celebración.

Chicas noruegas con mono y pantalones de fiesta


Todo comenzó en los noventa, de aquella los estudiantes iban a clase con esas vestimentas, llegado el fin de curso y dado que ya no las necesitarían más se dedicaron a personalizarlas con pintadas varias para posteriormente salir de fiesta con ellas.

Esta costumbre se estandarizó y lo convirtieron en una celebración de cuatro semanas, que concluye en el día grande de Noruega, la fiesta nacional celebrada el 17 de Mayo.

Lo más llamativo del asunto es que actualmente los alumnos continúan yendo a clase durante ese periodo de tiempo; y lo más alarmante es que, cuando terminan los festejos comienzan los exámenes finales. Una verdadera prueba de fuego para comprobar si están listos para la vida universitaria.

Sólo los afortunados de algunas escuelas privadas se libran, ya que realizan las pruebas antes de comenzar las celebraciones, de manera que aunque siguen yendo a clase durante ese tiempo no hacen gran cosa y sus notas no peligran.

Durante este mes de celebración podemos encontrar chicos y chicas con pantalones e incluso con monos completos; si bien la mayoría, por comodidad, elige el modelo sencillo. Los dibujos, parches y demás decoraciones son personales de cada uno. No obstante el color de la vestimenta sí que tiene significado:
– Rojos si son estudiantes de matemáticas, tecnología o ciencias.
– Azules si estudian economía o sociales.
– Negro si su especialización es algo parecido a formación profesional como electricista, albañil o trabajador en comunicación. Si bien en Oslo suelen llevar pantalones azules, en el Norte sí que visten pantalones negros en estos casos.
– Verde si sus estudios tienen que ver con el campo, como granjeros y ganaderos. Raro es encontrarlo en la capital noruega, en los pueblos es más frecuente.
– Rosa si la formación ha sido como peluquero o esteticista.

Te gustará:
Atravesando la Alta Normandía en bicicleta

Noruega estudiante de mates en escuela privadaNoruego estudiante de economía

La forma de salir de fiesta sigue siendo la del resto del año: bares, pubs, discotecas, botellón en los parques… Pero durante estos días se realizan también algunos eventos particulares, por ejemplo:
– Una megafiesta en lo alto del Ski Jump en Frognerseteren exclusiva para alumnos que estén en esta etapa.
– Los Tryvann: autobuses de alquiler para grupos de estudiantes que se dedican a salir de fiesta con el autocar, desmadrar y hacer el cafre tanto dentro como fuera del vehículo.
El factor común en todos los casos es altas dosis de sexo, drogas y alcohol.

Además de los pantalones todos los participantes se hacen con tarjetas personales, se sienten importantes, casi como famosos, y gustan de repartirlas. Los niños de primaria, por el contrario, se dedican a coleccionarlas. Ya me los estoy imaginando en el patio de recreo: ¡Lo ten! ¡me fal! ¡te lo cam!

Aunque esta fiesta es en teoría única en su vida, siempre pueden disfrutar de una segunda en caso de que realmente la hayan disfrutado, ya que si suspenden los exámenes y repiten curso dispondrán una nueva oportunidad. Además parece claro que el nivel de desenfreno puede tener una relación directa con la posibilidad de revivirla.