Cómo hacer Realidad tus Sueños en Tiempo Récord

Os voy a contar un secreto. Comencé a viajar sin tener ninguna idea de a dónde me llevaría; no tenía un objetivo como tal, ni un destino, ni un plan.

Quería viajar, ver mundo, y pensaba hacer algunos viajes de ida y vuelta durante aquel año 2011; mientras me preparaba para sacar unas oposiciones.

Ya había dado el primer paso para la realización de mis sueños. Unos meses antes renuncié a mi trabajo, dejé atrás mi vida en otra ciudad y me deshice de todo lo que me ataba.

Para ser sincero, ni siquiera sabía cuáles eran mis sueños. Sólo quería abrir los ojos. Descubrir algo nuevo. Vivir una vida diferente.

¿Cuáles son tus sueños?

Tal vez tengas unas metas claras, algo que quieras hacer con tu vida, algo que quieras ver; pero en muchos casos lo único de lo que somos conscientes es que algo falta en nuestras vidas.

La única manera de descubrir cuáles son nuestros sueños es rompiendo con esas vidas que nos resultan monótonas. Sólo tienes una, disfrútala.

Sal a la calle, márchate a un lugar lejano, coge la mochila y viaja. Ve algo nuevo, abre los ojos y quítate esa venda impuesta por los medios de comunicación.

El mundo no es peligroso, no tengas miedo, no te escondas. Vive, di sí.

Di sí más a menudo

Si quieres, puedes. Haz realidad tus sueños, di sí. Sí, quiero. Sí, puedo. Sí, lo voy a hacer.

La clave hacia la felicidad pasa por decir sí más a menudo. Tenemos miedo de decir sí. De pequeñitos nos dicen que no podemos aceptar cosas de extraños, que nos van a comer o secuestrar.

Te gustará:
El sentido de un viaje largo y barato en bicicleta

La próxima vez que un extraño te ofrezca un caramelo, di sí. 

Desde que comencé a dar la vuelta al mundo en bicicleta, hace 300 días, he sido invitado a comer o dormir por cientos de extraños. Cientos.

Unas veces hablábamos un idioma común, otras no. En algunas ocasiones había contactado con ellos online, leyendo su perfil en Couchsurfing o Warmshowers, y en otras me los encontré en la calle en medio de los Balcanes.

He aprendido a decir sí.

Sí, gracias. Sí, quiero.

Cómo decir sí me llevo a realizar mis sueños

Comencé a viajar hace 4 años sin la más remota idea de lo que estaba haciendo. Nunca había viajado en solitario, apenas había salido de España y no era capaz de hablar inglés. Pero lo hice, di el primer paso.

Mi primer destino era Atenas, un viaje de ida y vuelta. Mi primer hostel, mis primeras interacciones en inglés. No era capaz de mantener una conversación, pero sonreí, asentí, e hice un esfuerzo por comunicarme con el resto de huéspedes en el hostel.

Allí conocí a otros viajeros, gente que llevaba meses viajando, otros que habían recorrido decenas de países. La simple idea de ver tantos lugares diferentes me cautivó. Me abrió los ojos y me picó el gusanillo de viajar.

Y dije sí. Dije que yo también podía viajar de un lugar a otro, en lugar de vuelos de ida y vuelta. Decidí viajar, en lugar de ir de vacaciones. Hacer del viaje una vida, y decir sí más a menudo.

El resto es historia. Durante los siguientes meses fui diciendo que sí a otras oportunidades e ideas que fueron surgiendo, lo que me fue llevando a realizar mis sueños.

Te gustará:
El día que cambió mi vida

[unordered_list style=”tick”]

[/unordered_list]

¿Qué más necesitas? Di sí, haz realidad tus sueños.