¿Cómo defenderse de los mosquitos y evitar picotazos?

Cinco meses dando vueltas por el Sudeste Asiático nos han convertido en experimentados guerreros en la lucha contra numerosos ejércitos de mosquitos.

A veces atacan en grupo, otras veces intentan aproximarse en solitario; en ocasiones su tamaño es de más de un centímetro, pero en otros casos apenas alcanzan el tamaño de una aguja. De una u otra forma hay que asumir que son el enemigo.

Tras utilizar distintos tipos de mosquiteras y ropas, cremas y sprays, pulseras y aceites, recibir decenas de picotazos en un solo día o de conseguir mantenerse fuera del alcance de los mosquitos durante más de 24 horas; ha llegado la hora de analizar los distintos tipos de repelentes y sistemas para librarnos de los picotazos.

¿Será suficiente con utilizar ropas de manga larga?

Una noche al aire libre con pantalones largos y camiseta de manga larga, sudando a la gota gorda pero confiando en sobrevivir al ataque de los mosquitos, tuvo su recompensa al regresar a la guesthouse en la que nos alojábamos aquella noche.

¡Los mosquitos nos habían picado incluso a través de la ropa! Evidentemente el uso de ropa de manga larga reduce picotazos, pero aún así los mosquitos son capaces de picar a través de la tela.

¿Qué hacer al alquilar una habitación?

Nuestro primer paso al inspeccionar una habtiación en una guesthouse, apartamento u hotel consiste en analizar el aislamiento con el exterior. Si las ventanas tienen mosquiteras, si hay agujeros por donde los insectos vayan a entrar, si la mosquitera sobre la cama esta rota…

Tras comprobar –o lamentar- que los mosquitos van a ir entrando y saliendo a su antojo, el siguiente paso es eliminar las amenazas presentes tras nuestra llegada. Seguirán entrando mosquitos, pero si al menos cazamos los que habitan la habitación en ese momento reduciremos el riesgo de recibir picotazos.

Te gustará:
El día que haciendo autostop nos recogió una motocicleta tailandesa

Dado que las habitaciones que nosotros alquilamos son siempre baratas, también son pequeñas y sencillas. La ausencia de muebles y recovecos suele facilitar la visualización, caza y matanza de los mosquitos presentes.

Tras liquidar al enemigo el siguiente paso es dormir rodeado por una mosquitera, ya que antes o después nuevos inquilinos llegarán para compartir habitación con nosotros.

¿Dormiremos a salvo con una red mosquitera?

En todos los lugares donde dormimos hicimos uso de las mosquiteras, cosíamos los rotos si hacía falta para asegurarnos protección e incluso compramos una tienda de campaña mosquitera para noches en la playa o camas sin mosquitera.

Utilizando nuestra tienda mosquitera en una playa de Ko Samet, Tailandia

Utilizando nuestra tienda mosquitera en una playa de Ko Samet

En general el resultado fue más que positivo, y eso que no nos molestamos nunca en rociar la mosquitera con ningún tipo de repelente –tal y como recomiendan en páginas de viaje y centros de salud-.

Eso sí, andaros con ojo de no dejar vuestras manos, pies o codos demasiado cerca de la mosquitera… ¡O recibiréis picotazos a través de los agujeros de la red! Varias veces abrí los ojos mientras sentía el picotazo de otro de nuestros odiados enemigos.

– Jajaja, estúpido humano, ¿te creías que no podría picarte a través de esa redecilla?

¿Algún tratamiento de prevención para la malaria?

No tomamos ningún tipo de antipalúdicos. Durante nuestra visita al centro de vacunación internacional nuestra doctora nos recetó Malarone, pero nos recomendó que no hiciéramos uso de estas pastillas salvo que sufriéramos los síntomas. Tratamiento a posteriori, sólo en caso de que fuera necesario.

El uso normal de este fármaco requiere de la toma diaria de una o varias pastillas, pero esto es recomendable sólo para estancias breves. Según nuestra doctora, el Malarone es útil también para reducir los efectos de la malaria y automedicarse durante 3 días, hasta poder llegar a un hospital donde realizar los chequeos correspondientes y recibir el tratamiento adecuado.

Te gustará:
Pasándolo bien en Ko Pha Ngan

Debido a los muchos efectos secundarios de estos fármacos, no teníamos intención de hacer uso de la medicación ya que -en nuestra opinión- la garantía de perjudicar nuestros órganos con el mismo era mucho más elevada que la remota posibilidad de contraer malaria.

¿Qué tal resultado dan las pulseras antimosquitos con citronela?

Nuestra primera y maravillosa idea fue probar unas pulseras con citronela que vendían en Decathlon, ¡son sumergibles y te protegen de los mosquitos durante un mes! Para ser sinceros, aclararemos que no esperábamos una protección completa con ellas, pero confiábamos en que serían suficiente para reducir picotazos en zonas con bajo riesgo de malaria.

El hecho de utilizar un componente natural como la citronela en lugar de un producto químico dañino como puede ser el DEET nos animaba a darles un voto de confianza.

Una semana después pudimos comprobar su efectividad cuando obserbamos varios mosquitos revoloteando y picando alrededor de la pulsera. ¡Más que repelerlos parecía que los atraía!

Tras ver el escaso resultado que la citronela tenía sobre los mosquitos asiáticos decidimos probar repelentes con DEET.

¿Un spray o crema con 15% DEET será suficiente?

– De verdad Pablo, ¡me puse el spray por todas partes!
– Nadie lo diría, ¡estas plagada de picotazos!
– ¿Y tú no? ¡Anda y mírate en el espejo!

Nuestra conversación tras un día utilizando un spray con 15% de DEET fue algo por el estilo.

En Camboya y Vietnam los únicos repelentes que encontramos tenían un máximo de concentración de DEET del quince porciento, por lo que en ambos países sufrimos picaduras constantes. Si había mosquitos recibíamos picotazos.

Te gustará:
Dónde hacer autostop

Nuestra única esperanza se basaba en estar en constante movimiento, y en rehuir espacios abiertos y desprotegidos durante el amanecer –fácil, basta con dormir- y el anochecer. Aún así los mosquitos rara vez descansaban y nuestra lucha era constante.

¿Cuál es el repelente más fuerte que puedes encontrar? ¡DEET 95!

El DEET fue inventado como pesticida pero utilizado como repelente por el ejército estadounidense durante la guerra del Vietnam, necesitaban algo que protegiera a sus soldados de los mosquitos y lo necesitaban al momento. Rápidamente comenzaron a hacer uso de este elemento químico que mantenía a los insectos a raya.

Desconozco que concentraciones utilizaban o si comprobaron todos los efectos secundarios del mismo, pero un porcentaje del 95% no puede ser demasiado positivo, especialmente si se le da un uso continuado.

Repelente antimosquitos con DEET 100

En tiendas de viaje europeas o estadounidenses es posible encontrar incluso DEET 100

En cualquier caso, y dado que entrábamos y salíamos constantemente de áreas con alto riesgo de malaria, la necesidad de protegernos con algo que hiciera efecto parecía ser urgente.

Los primeros días nos rociamos con spray del mismo modo que hacíamos con repelentes tradicionales, en cantidades industriales. Tras varios días sin picotazos comenzamos a ponernos cantidades bastante más reducidas y a comprobar su alta efectividad.

Era la primera vez que pasábamos días sin picotazos, si bien el líquido parecía ser bastante abrasivo en la piel. Un día descubrí un misterioso líquido negro dentro de mi mochila. ¿Había encontrado petróleo?

Resulta que una pequeña cantidad del líquido había sido expuesto fuera del envase y estaba perforando mi equipaje. Tras una segunda revisión de la que era mi bolsa estanca –completamente impermeable-, me cercioré de que el DEET había hecho un buen boquete en la base de la misma.

Te gustará:
Que no te timen al cruzar una frontera terrestre

En cualquier caso, y a pesar de su agresividad, los repelentes con una concentración del 95% de DEET son los únicos que hicieron efecto, por lo que continuamos usándolos.

Algunas recomendaciones para los que queráis comprarlo:

  • Buscadlo en Tailandia, es el único país del Sudeste Asiático donde lo encontré.
  • Compradlo en una gran ciudad como Bangkok, donde un bote grande cuesta menos de 150 baths (no llegará a 4€ al cambio). Si esperáis a comprarlo cuando estéis en alguna isla os encontraréis posiblemente con precios rondando los 500-600 baths.
  • Mantenedlo bien aislado, al menos dentro de una bolsa de plástico. De este modo evitaréis que pequeñas fugas estropeen el resto de cosas que llevéis en vuestra mochila.
  • Utilizad pequeñas cantidades e id probando de este modo su eficiencia, así podréis optimizar cuánto necesitáis y reduciréis los efectos perjudiciales del mismo.

¿Qué hacer tras recibir un picotazo?

Lo fundamental es evitar rascarse, y cuanto antes utilizar nuestra crema, pomada o spray favorito. De los distintos remedios post-picotazo que probamos los que mejores resultados nos dieron fueron los similares al Bálsamo de Tigre (Tiger Balm).

Bálsamo de Tigre, Tiger Balm

La pomada que mejor nos alivia el picor

No vale la pena comerse la cabeza respecto al riesgo de haber sido contagiado con malaria o dengue tras recibir uno o multiples picotazos, es un hecho cotidiano en el Sudeste Asiático y la posibilidad de contraer una enfermedad es muy reducida.

Evidentemente, si comenzamos a desarrollar síntomas relacionados con la malaria como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, vómitos, diarreas… Y tras varios días no se nos ha pasado, valdrá la pena buscar una clínica donde hacer un chequeo. Pero en serio, no os preocupéis más de la cuenta ni os agobiéis por haber recibido unos cuantos picotazos. ¡Yo los cuento por cientos!

¿Vais a pasar las vacaciones en algún país tropical? ¿habéis tenido vuestras propias batallas con los mosquitos en el Sudeste Asiático? ¡Pregunta tus dudas o comparte tus experiencias!