Champasak, a un paso de Wat Phou

La aldea de Champasak se encuentra, sorprendentemente, en la región de Champasak; extendiéndose por varios kilómetros a lo largo del río Mekong. Un pueblo pesquero y ganadero, con sus campos y barcas, que se ha convertido en los últimos años en sitio de paso para aquellos viajeros con destino a los restos de Wat Phou.

Esto ha hecho proliferar gran cantidad de guesthouses a lo largo de su carretera principal, a orillas del Mekong, teniendo todas un lento y sencillo restaurante, así como servicio de alquiler de motos y bicicletas.

Sus principales ingresos provienen de sus restaurantes y de los alquileres, ya que las habitaciones se pueden encontrar fácilmente por 25.000 kips por noche.

Aprovecho para recordar el tipo de cambio en Laos, donde 1 euro son actualmente 10.400 kips,así que 25.000 kips son aproximadamente 2,5€.

Vistas a las montañas

Vistas a las montañas

Los precios son un poco más razonables que en Pakse, así como las cantidades, si bien la variedad escasea hasta tal punto que la gran mayoría de las guesthouses tienen el mismo menú; lo único que varía entre ellas son los precios.

Especie de Pad Thai, al estilo Lao

Especie de Pad Thai, al estilo Lao

A pesar de la proliferación de oferta turística el pueblo permanece prácticamente sin alterar por los forasteros, los locales aún se muestran curiosos hacia los extranjeros y casi todos te dan la bienvenida con una amplia sonrisa y se dirigen a ti con el saludo local: “sabaidi”.

Uno de los tuk-tuks que nos encontramos en la carretera

Uno de los tuk-tuks que nos encontramos en la carretera

Para llegar allí fuimos en songthaew desde el mercado a 2 Km del centro de Pakse, nos costó 20.000 kips por persona y nos acompañaron varias mujeres locales. Es absurdo hacerse con uno de los autobuses VIPs para ir allí ya que el viaje es muy breve y no vale la pena pagar 2 ó 3 veces más por el trayecto.

Ilze comiendo a cucharadas la leche condensada que le habían dejado para el café

Ilze comiendo a cucharadas la leche condensada que le habían dejado para el café

Como la mayoría de los turistas, fuimos allí simplemente como lugar de paso para ir a Wat Phou, pero la tranquilidad y amabilidad del lugar nos llenó bastante y acabamos pasando dos agradables noches allí antes de dirigirnos a Don Det, una de las 4000 islas en el Mekong.