Bicicletas Thorn Nomad encargadas

Finalmente nos decidimos por dos Thorn Nomad para Ilze y para mi, ¡así que ya tenemos bicicletas para dar la vuelta al Mundo pedaleando! O, al menos, un pedazo de papel con la reserva de las mismas.

Dado que quiero revisarlas una vez montadas, preguntar a los mecánicos todo lo que me venga a la cabeza y poder ajustar pequeños detalles a última hora; iremos a recogerlas en persona de nuevo a Bridgwater. Y, debido a nuestro trabajo y a que queremos traerlas a “casa” -ese piso en Mánchester al que temporalmente llamamos hogar-, esperaremos hasta nuestras vacaciones para ir a buscarlas.

¡Esto significa que no tendremos las bicicletas hasta el 20 de Febrero! La parte positiva es que ese mismo día empezaremos a pedalear. ¡Viajaremos de nuevo! Dos semanas recorriendo el Reino Unido, la ruta no está decidida y dependerá de las condiciones climatológicas; pero el punto de partida será la fábrica de Thorn en Bridgwater y terminaremos en Mánchester.

Nuestras dudas fueran resueltas y nos decantamos por dos bicicletas del mismo modelo, si bien diferente talla y versión; siendo la de Ilze una versión especial con un cuadro un poco más ligero, para ciclistas de reducidas dimensiones.

Mi bicicleta será una Thorn Raven Nomad 565L y la de Ilze una Thorn Raven Nomad X540M, ambas con el cambio integrado Rohloff del que os hablé recientemente.

¿Por qué las bicicletas Thorn Nomad?

Comenzamos mirando diferentes marcas con buenas opiniones de viajeros de largo recorrido: Koga, Surly, Santos, Thorn… Todas ellas hacen bicicletas pensadas para viajar, para cargar con alforjas y para superar toda clase de obstáculos y carreteras.

Finalmente nos decantamos por Thorn debido a su especialización en ruedas de 26″, cuadros de acero, cambios integrados Rohloff y variedad de oferta con manillares rectos. Además, su garantía de devolución en caso de disconformidad durante los primeros 100 días es realmente interesante: si no quedas totalmente convencido, tras 100 días y tanto uso como le hayas dado, la devuelves y recuperas tu dinero. Alguno la habrá usado para una escapada de 3 meses en verano… Bicicleta nueva para cada viaje.

Te gustará:
Adiós 2013. ¡Hola 2014 dando la vuelta al mundo en bici!

¿Por qué ruedas de 26″ y no de 700c (o 28″)?

Diferencias entre ruedas de 26 y de 700c

Diferencia de tamaño entre ruedas de 700c (a la izquierda); y ruedas de 26 pulgadas (a la derecha)

Ventajas de las ruedas de 26 pulgadas respecto a las de 700c:

  • Unas ruedas más pequeñas siempre serán más resistentes que unas más grandes. Obviamente si utilizamos mejores componentes para montar la rueda podemos compensar esta diferencia, pero a igualdad de componentes las ruedas de 26″ son mejores que las de 700c.
  • Hay una mayor variedad de cubiertas anchas para ruedas de 26″ que para ruedas de 700c, que tienden a ser más delgadas. Dado que necesitamos unas ruedas versátiles las de 26″ ganan en este aspecto.
  • La disponibilidad de recambios para ruedas de 26″ es mayor en las zonas más remotas del planeta. No nos interesa depender de servicios de mensajería cuando rompamos algo en mitad de Kazajistán.

Obviamente no todo son ventajas. Las ruedas de 700c son más cómodas, superan mejor los agujeros en la carretera, y ofrecen una resistencia de rodado menor; pero no nos parecieron motivos suficientes como para optar por ellas.

¿Por qué un manillar recto?

Los manillares rectos o de montaña no son siempre rectos, muchos de ellos tienen una leve curvatura. De hecho, los que hemos elegido, tienen una curvatura de 12º.

Muchas de las bicicletas de touring que miramos estaban diseñadas para manillares de carretera. Esta fue una de las razones que nos hizo desechar la mayor parte de opciones que encontramos en el mercado. Los manillares de carretera son prácticos en posición deportiva, en una carrera, pero cuando viajas con alforjas o cuando vas por caminos, la posición y el agarre requieren un agarre diferente.

Te gustará:
Salida de Inglaterra en bicicleta

Una alternativa muy tentadora son los manillares de mariposa ya ofrecen una gran cantidad de posiciones donde poner las manos, el inconveniente de los mismos es la falta de firmeza en los mismos, que hace que sobre caminos malos puedan resultar más peligrosos.

Finalmente nos decantamos por lo que ya conocíamos, los típicos manillares de carretera. Eso sí, le añadimos un par de acoples al manillar para aumentar la variedad de posiciones y la comodidad de nuestras manos cuando nos pasemos día tras día agarrados al mismo.

Ultimando los preparativos para viajar en bicicleta

A falta de recoger las bicicletas ya tenemos casi todo listo, esta semana recibimos la tienda de campaña y las alforjas, ahora sólo nos queda ahorrar unos pocos meses más.

Viajar en invierno por Inglaterra será duro, pero nos ayudará a comprobar que el equipo que tenemos es apto para las peores condiciones. Superado el invierno y con las bicicletas en casa intentaremos hacer escapadas de un par de días siempre que podamos, intentaremos hacer un poco más llevadera la espera.

¡Estamos contando los días para poder montarnos en nuestras bicicletas y despedirnos de Mánchester!